Julieta Lerman


No es necesario estar en París para estar en París
me quedé en esa silla del aeropuerto abrazándote
caminando o sentada en alguna parte, caminaba tanto
corría siempre el último metro ahora se me escapa
encima de mí el mapa doblado
y desplegado mil veces, no alcanzo
a tomar con mis manos y a guardarlo
en un bolsillo de la mochila.
Tengo en los ojos puentes ríos calles recorridos
superpuestos palabras y tu mueca triste, oigo una música
un agua que desborda no puede aquietarse
en un recorte de tiempo y de equis
kilómetros cuadrados.
Me llevé todo lo que dejé y cada cosa
desprendida
de mí suelta
caminando por ahí todavía
andándome de no sé qué modo mudo
entrecortado me llevé tus manos y ciudades
dentro de ciudades
y las manos de otros
dentro de mis manos, las calles
caminaban delante mío
deslizadas
a todas las historias posibles, lenguas
las veo vagar sonámbulas, me hablan en sueños
como una vida antigua despertando
en todo lo parisino.



...


Nos sentamos a comer
en el living lleno
de gente de tu casa
pero sólo comemos nosotros, los celíacos,
la tan poca comida
un poco de churrasco 
y ensalada. Y entonces les sacamos
fotocopias a las tartas de mañana
y mechamos unos bocados.
Te reís
te reís de que comamos
comida fotocopiada
pero insistimos:
el acto es todo
el puro acto
de estos días 
sin gusto.


Julieta Lerman nació en Buenos Aires en diciembre de 1980. Es Licenciada en Letras por la UBA. Ha colaborado en algunas revistas de poesía (“Plebella”, “No retornable”) y traduce del francés. Comenzó a escribir poesía en el año 2000 y publicó el libro de poesía Paris intramuros en El suri porfiado, 2008.

Comentarios

Entradas populares