Mercedes Roffé


XX


Caída no hubo.
Lo alto está aquí. Es aquí.
Adentro.
Caída no hubo.
Distracciones hay. Vientos. Fugas.
Maquinarias. Grandes, grandes.
Juego de sombra, preocupación y olvido. De sí.
Siempre los hubo...

Cada época. Cada
civilización
retratada en su propio engranaje
de humillaciones y olvido. De sí.
Robar el fuego no es robar ni es fuego.
Recordar es remontarse, preservar para sí el acceso
al resplandor custodiado por
-no sus guardianes, sino sus enemigos.
Vertedero de sombra y sangre.
Cuanto mayor pobreza, más olvido.
Cuanta más prepotencia, menos luz.

En sí y fuera de sí
-todo es uno-
solo morada de pura geometría
y luz rigiendo
mansa, inexorable, generosa-
mente bañando
todo de sí.

Luz estético-ética.
Olvidada de sí -entregada.
Fórmula-Madre.

Y aún hay Algo. Algo fuera
que no se piensa.

Otro tono. Otra
modulación de la luz.

Allá en origen.

Poema de Las linternas flotantes.

Mercedes Roffé nació en 1954, en Buenos Aires. Entre sus libros de poesía se destacan El tapiz, de Ferdinand Oziel(1983), Cámara baja (l987), La noche y las palabras (1996), la plaquette Definiciones mayas (1999) y Canto errante (2002). En el 2000, la editorial Pequeña Venecia, de Caracas, publicó una Antología poética con selecciones de sus libros publicados hasta entonces. Su poesía ha sido traducida al inglés, al francés y al italiano. Entre otras distinciones, en el 2001 recibió una beca de la Fundación John Simon Guggenheim, en poesía. Los poemas que publicamos en el número 31 pertenecen al libro Memorial de agravios. O de las cosas que han pasado en esta tierra (Córdoba, Argentina: Alción Editora, 2002), Las linternas flotantes (2009, Bajo la luna). 

Comentarios

Entradas populares