miércoles, 12 de octubre de 2016

VIII Festival de Poesía en la Escuela en General Acha (La Pampa)

Nos escribe Daniela Pascual para contarnos cómo se vivió el festival en La Pampa:


Participaron Daniela Rodi y Josefina Bravo.
 Daniela primero les habló de Olga Orozco y luego realizó con los chicos de segundo y tercero un trabajo de cómo crear poesía con mensaje de textos y frases de canciones que ellos escuchaban. Mas tarde grababan el audio y lo compartìeron con la escuela.
 Josefina Bravo realizó máscaras  de diversos materiales inspiradas en frases de Melisa Ortner, Olga Orozco, Josefina Bravo y Alejandra Pizarnik. A cada máscara le escribieron una frase de las poetas leidas en clase.




Yo trabajé con Primer año con el texto “Alas bajo la nieve” de Olga Orozco, los chicos  dibujaron con tiza sobre papel negro el recuerdo de su propia experiencia  y escribieron frases sobre la nieve y la nevada de hace unos años en General Acha.
Se Mostraron los trabajos artísticos de los alumnos de primer año con los poemas de Olga Orozco. “Cabalgata” y “Señora tomando sopa”.
Como cierre en el último módulo se comparte lo realizado en el aula, se invita a los poetas presentes a leer. Se leyeron Textos de Olga Orozco, Alejandra Pizarnik,  Melisa Ortner, Josefina Bravo, y de General Acha se leyó a Cristina Arcuri, Teresa Roldàn,  Marìa Luisa Llanos, Juana Moreno, Marìa Luisa Llanos.





Los alumnos de primer año con la docente Laura Baral cantaron “La Llave” de Miguel Pintos y “Sólo le pido a Dios” de León Gieco.
Miguel Patiño representante de la comunidad  Ranquel  recordó a la ya fallecida Anita del Carmen Gentile y entonó con su guitarra Volver a Mis Pagos y Recuerdos del Ayer que se cantaron a coro con toda la escuela. Por último Miguel compartió una canción que el le compuso a la memoria de la compositora achense Anita del Carmen Gentile más conocida como Chela Gentile.

 Se generó un clima muy lindo de poesía, arte y canciones.  Hubo mucho acompañamiento de los alumnos, docentes y directivos.




jueves, 6 de octubre de 2016

Poesía en la Escuela en el Festival Vive y Siente de Villa María

Taller de experimentación sonora y literatura potencial coordinado por Marisa Negri







Parque de la Vida / Biblioteca Popular Mariano Moreno



¿Cuál fue el primer sonido que escuchaste al despertar? ¿qué sonidos te emocionan? ¿cuántos sonidos de la naturaleza podés reconocer en este momento? En un primer ejercicio de “limpieza auditiva” los chicos de 2do y 3er año del Colegio Nacional de Villa María experimentaron las posibilidades poéticas del sonido.

¿Y si inventamos palabras para acentuar su significado a través del sonido?

“Tan huesolita que te ibas…” dice el poeta pampeano Juan Carlos Bustriazo Ortiz. ¿Qué quiere decir huesolita? ¿puede ser hueso+soledad? ¿hueso+sol+edad?

Para explorar los juegos del lenguaje nada mejor que los ejercicios de literatura potencial imaginados por Queneau, Perec y otros miembros de Oulipo. 



Luego de escribir acrósticos con sus nombres y “bellos presentes” con el nombre de un compañero finalizamos la actividad construyendo nuestra versión grupal del ABECEDARIO, texto en el cual la primera palabra debe comenzar con la letra a, la segunda palabra con la letra b, la tercera con la c y así hasta terminar el abecedario sin saltearse ninguna letra.

Aquí el texto de los chicos que derivó en carta de amor desesperada:

Amor busca casa donde estar feliz. ¡Gracias hermosa Indiana! Juntos (k)aeremos lejos llorando mientras nos (ñ)iegan otras personas. Quieren robar sueños tuyos!!

Usted vivirá!

Walter Xavier Zambrano

Agradecemos al personal de la Biblioteca Mariano Moreno y a los organizadores del festival por esta hermosa experiencia.



Así pasó el VIII Festival de Poesía en la Escuela por Paraná, Entre Ríos

Kevin Jones nos acerca la crónica de las jornadas del festival en Paraná coordinadas por el maravilloso equipo de la Biblioteca Esos Otros Mundos de Barriletes / Paraná
http://bibliotecabarriletera.blogspot.com.ar/

Miércoles 28 de septiembre. En la Escuela Nº197 Héroes de Malvinas.




El miércoles 28 de septiembre fuimos a celebrar el Festival con los chicos y chicas de la Escuela Primaria Nº 197 Héroes de Malvinas. Conocemos esta escuela porque participamos el año pasado con actividades en la Maratón de lectura, y después sus directivos nos invitaron a hacer un taller allí durante este año. Desde la Asociación Civil Barriletes realizamos en el barrio Paraná V, donde se ubica la escuela, un taller semanal que sucede en una plaza y en el Centro de Salud Arturo Illia, a
media cuadra de la escuela. Justamente por eso, nos gustó la idea de trabajar en esa institución escolar, porque desde los pequeños espacios que habitamos semanalmente en el barrio apostamos por un trabajo comunitario, en el cual se generen articulaciones entre las instituciones presentes allí. 

Proyectamos un espacio de taller mensual en la escuela, con los niños y niñas del Primer ciclo, teniendo dos encuentros con cada grado. Uno de ellos sucede en la biblioteca escolar y el otro en la Sala comunitaria del Centro de Salud. A partir de este trabajo con el Primer ciclo, pensamos la propuesta que queríamos llevar en el marco del Festival.



¿La poesía puede estar en la escuela?



Esa pregunta anduvo asomándose entre la biblioteca escolar y el patio en donde nos encontramos con los chicos. Llevamos solo poemas de Edgardo Zotto, un poeta nacido en Rosario que falleció hace muy pocos años. Queríamos hacerle esa tarde un homenaje. No conseguimos toda su obra, pero sí teníamos sus dos últimos libros hermosos publicados por Iván Rosado, Diario del regreso y Mayo del ´68, y uno del 2010, tituladoBuceo. A partir de esos tres poemarios, armamos una antología para leer esa tarde. Fuimos a la escuela con nuestros susurradores, muchas tizas, pinturas, hojas y lápices. Invitamos a una compañera barriletera que estudia fotografía para que haga un registro. Muchas veces las escenas de taller que se construyen son tan intensas, que buscar la cámara para una foto, salirse de la escena, hace que se diluya. Por eso nos resultó necesario ese trabajo sigiloso de Stefa.




Elegimos los poemas de Edgardo Zotto por las imágenes que construyen. Poemas por lo general breves, que trabajan sobre detalles imperceptibles para el trajín cotidiano, como en Gouche: “Goma y miel/ en el agua que diluye/ las flores del laurel/ y en el esbozo del arroyo que/ de tan pequeño/ se confunde con la gota/ de rocío que cae/ en el papel de la mañana” (Buceo, 2010).  Con estos poemas, les propusimos a los estudiantes armar un álbum. Ese álbum sería intervenido tanto por los de Tercer grado como por los de Primero, así que por eso les pedimos ayuda a los más grandes para transcribir la antología en grandes hojas y después sus compañeros ilustraron el significado de alguno de los versos de esas transcripciones. De esa tarde, detrás de los papeles con poemas intervenidos por los gurises, quedan imágenes luminosas, algunas de las cuales trataremos de rememorar.

El encuentro de los chicos de 3ero con Diario del regreso fue con los ojos cerrados. Estuvimos en la biblioteca, sentados en dos grandes hileras de bancos enfrentadas, imaginando cómo sería ese libro, cómo serían los poemas que tiene dentro, como sería quien los escribió. De pronto, una pregunta hace que nos pongamos a escribir. ¿Qué es un regreso? ¿Cómo es tu regreso desde la escuela a tu casa? Hay distintos materiales en una mesita, para elegir a gusto. Por ahí alguien vuelve a preguntar qué es un regreso, en voz bajita porque en ese momento la actividad era silenciosa.


















En los recreos, nos llevamos al patio los susurradores y un par de libros de la biblioteca escolar. En el recreo de la mitad de la jornada, los gurises toman la merienda, así que nos colamos en el comedor para llevar algunas palabras con que acompañar la merienda. Había pocos niños. Cada tallerista andaba con un libro, susurrando, tirando al aire los textos que llevamos. Entre ellos, La vaca ventilador de Graciela Repún. Los poemas que escribe Repún trabajan desde distintas formas, construyendo caligramas o juegos con distintas onomatopeyas y sonoridades. Algunos de ellos leímos también en el primer recreo, sentaditos debajo de una sombra.



En la última hora trabajamos con los chicos y chicas de primer grado. Antes de que pudiésemos proponerles alguna actividad, armaron con nosotros una ronda muy apretada, y en esa escena tuvo lugar también esa pregunta por la poesía. Por si puede o no venir a la escuela. Por cómo hace para venir. Por dónde está entonces la poesía. Charlamos así en ronda por un buen rato. Después nos dividimos en grupos para intervenir los poemas que los estudiantes de tercero habían transcripto.




Además de imágenes, nos fuimos de la escuela con ruidos, ¿es la escuela un lugar en el que se puedan cerrar los ojos? Una acción tan mínima, pero que para permitírnosla debemos sentirnos seguros, sabiendo de que no nos pueda pasar nada. ¿Es la escuela un lugar en donde se puede construir intimidad? La poesía genera cosas, sentimientos, movimientos. Nos hace saber que somos sujetos frágiles. De allí el riesgo de cerrar los ojos, escuchar el susurro de unos versos, compartir impresiones, lecturas personales con compañeros y compañeras. De allí la luz de estas escenas que quisimos registrar. ¿Es la escuela un lugar para los poemas de Edgardo Zotto? Desde nuestro quehacer en la Biblioteca “Esos otros mundos” venimos trabajando en las escuelas con poemarios que no son pensados para un lector infantil, problematizando una idea hegemónica de literatura infantil que desde las lecturas de Diaz Rönner (La aldea literaria de los niños, 2011) nos hace ruido. Así es como propiciamos “contrabandos discursivos” al decir de la investigadora, contrabandos de los cuales los chicos se apropian y producen otros modos de lecturas que siempre nos sorprenden.













Viernes 30 de septiembre. En la Asociación Civil Barriletes.



Al igual que el año pasado, nos interesaba poder incluir dentro del Festival una instancia de formación que nos permitiera volver a pensar las prácticas. Esa instancia fue el PanelSobre los bordes de la Escritura y la Infancia. Un espacio en que los profesores e investigadores Germán Prósperi y Daniela Fumis compartieron sus saberes en torno al borde teórico que implica la instancia de escritura en la infancia. El eje de este encuentro fueron las escrituras infantiles compiladas en Y las estrellas caminaban como nosotros (Ediciones Barriletes, 2016).

Desde la Biblioteca Comunitaria decidimos abrir ese panel confesando las inquietudes que nos llevaron a planificarlo en el marco del Festival de Poesía en la Escuela. Creemos que transcribir esas palabras es la forma más sincera de compartir parte de lo sucedido esa tarde.

Imaginamos esta Biblioteca durante los últimos años como un dispositivo de intervención territorial, de formación específica en torno a la Mediación de Lectura, y de gestión, no solo cultural sino también política. Una Biblioteca de talleristas, que hace comunidad desde el trabajo situado junto a otras instituciones (la Escuela, el Comedor, el Hospital) de nuestra ciudad a partir de los abordajes que son construidos y llevados adelante por los diferentes integrantes del Equipo de Mediación de Lectura que conformamos dentro de una Organización Social, cuya solidez y transparencia nos enorgullece cotidianamente.

Cómo capacitarnos para lo que no hay capacidad, se preguntaba a fines del año pasado la psicoanalista Norma Barbagelata. ¿Qué esperamos de los saberes? Cómo formarnos para lo impensado que la vulnerabilidad social nos muestra. En esa fragilidad a la que nos exponemos las Organizaciones Sociales, hay nombres propios a los que volvemos, a los que convocamos para saber cómo volver. En el proyecto comunitario de la Biblioteca barriletera, las voces de Germán Prósperi y Daniela Fumis, docentes e investigadores de la Facultad de Humanidades y Ciencias (UNL), se inscriben en la trama de vínculos que nos sostienen. Vínculos que nos siguen permitiendo volver a mirar las prácticas y, aún más, seguir teniendo tiempo, cuerpo y corazón para poder seguir llevándolas adelante.

La profundidad de sus preguntas en torno al borde construido entre la infancia y la literatura, la insistencia en colocar a la infancia en un lugar de inestable interrogación, nos hace fantasear con las lecturas posibles que estos profesores aporten alrededor de Y las estrellas caminaban como nosotros. Un libro concebido como archivo de la escritura sucedida en los talleres sostenidos junto a niños y niñas de los barrios Paraná y Villa Mabel. Un libro entendido también como modo de intervención sobre estas escrituras, como propuesta de una política de lectura que finalmente entienda a las escrituras infantiles como escrituras literarias, donde demos lugar a una autoría infantil como parte de la sensibilidad autónoma en la infancia.



Este Panel entonces cierra el círculo propuesto por la publicación de Y las estrellas... al invitar a los “críticos literarios” a leer el papel escrito en letra de niño. De esos desfasajes vivimos quienes apostamos aún a la palabra, a la transferencia, a la trama comunitaria. De esos aprendizajes inesperados sabe el Festival Nacional de Poesía en la Escuela, esa experiencia federal que desde hace siete años aúna instituciones educativas y culturales de Argentina año a años en pos de proponer acercamientos de la poesía y los poetas a la Escuela.

Desde el año pasado, Barriletes forma parte de este Festival proponiendo un trabajo interinstitucional que este año nos encontró visitando la Escuela Nº197 Héroes de Malvinas. Desde el pasado quince de septiembre hasta hoy, se han repetido en nuestro país las más diversas experiencias de Taller, visitas de poetas y propuestas artísticas en el marco de ese Festival, al cual este Panel se suma. Mirar las fotos, leer los registros, observar el libro publicado por el Festival este año, Pie firme sobre cálido cielo, nos reconfirma certezas, nos vuelve a hablar de las posibilidades que encontramos en medio de los imposibles.

Este año en particular, el Festival Nacional de Poesía en la Escuela se nos presenta como nuestro más claro movimiento frente al vaciamiento del Plan Nacional de Lectura y la discontinuidad de las políticas de compra de libros por parte del Ministerio de Educación Nacional. Esos libros que permiten, en las diferentes escuelas que transitamos, a muchos niños y niñas tener por primera vez la experiencia de ser lector de biblioteca.

De pronto vemos a los poetas fotografiados con tiza, en pose de maestros, usando el pizarrón. Y así la escena escolar se mueve, porque vuelve a señalarnos su necesidad. Migrar la palabra poética al aula, migrar la palabra áulica a Barriletes.

Uno de los textos de Germán favoritos de esta Biblioteca es “Decir el mar: algunas hipótesis sobre la formación docente”. Varias veces lo hemos fotocopiado y dado a leer a las docentes y bibliotecarias con que trabajamos. Se trata de un texto viejo, escrito en Santa Fe para otro público, en el cual ninguno de nosotros nos contábamos. Desde esa escritura hasta aquí, en ese desfasaje de tiempos y espacios que llamamos lectura, se construye esta Biblioteca. Aún tratamos de responder a ese texto, Germán. Quizás porque el deseo sigue provocando excesos. 

viernes, 30 de septiembre de 2016

Día 14 :Andar los sueños / Cierre del VIII Festival de Poesía en la Escuela

Desde la Escuela Primaria Dean Funes de Tucumán nos llega la crónica de Candelaria Rojas Paz:


"En la escuela primaria Dean Fregorio Funes hicimos el cierre de un ciclo de actividades poéticas en diferentes escuelas...y fue una vez mas una gran fiesta!!! 

Todo preparado, con mesa recibidora y amable preparada por mis compañeras maestras y secretarias , con el personal auxiliar colgando el telón y otras cumpas hermosas como Mirta Castillo y Fabiana Molina decorando el escenario... y feliz de ser acompañada por dos referentes enormes de la docencia del arte en las escuelas tucumanas como las Supervisoras de plástica Susana Mas y de Música Poli Bordon que dejaron también su firma de apoyo a estos espacios alternativos de aprendizaje en las instituciones escolares.

Tempranito fuimos a buscar la encomienda junto a la solidaria Marta Valoy que "metió pata" al acelerador para trasladar ese paquete que enviaban las organizadoras y editoras del Festival de Buenos Aires, Marisa Negri y Alejandra Correa junto a otros poetas colaboradores indispensables de allá!!! Esa encomienda tenía el libro editado por ellas y realizado por los chicos de todo el país q pasaron por los talleres de este festival durante estos años y ahí, en esas hojas, estaban algunas poesías de los tucumanitos nuestros, inmensos poetas!!


!Gracias a la colaboración económica gestada por Pepe Ramon junto a Fundación Juntarnos es que pudimos tener acceso a este envío y a la gestión DE CUERPO Y ALMA de Alejandra Correa desde Buenos Aires.

Ademas hubo algo muy especial... la magia de que los poetas fueran carteros subidos a este mágico colectivo EL SUEÑERO de la misma Fundación, que se sumó como un símbolo gigante, de esta bella locura de hacer " andar los sueños".

Los poetas Jorge Montesino, Sandra Bulacio, Juan Gomes Romero , Gabriela Olivé y Marta Valoy, llegaron ...bajaron del sueñero y entraron a la escuela emocionados por ese caminito escoltado de blanco, bordeado de niños que los recibieron con cierta timidez al principio pero con un cálido aplauso. 




Ya veníamos haciendo poesía desde la plástica...y de la mano de Alfonsina Storni...ahora estaban ellos, poetas de carne y hueso compartiendo con nosotros!! Los niños se subieron felices al colectivo soñando con dar un largo paseo en El Sueñero...y como un canto poético quedaron sus risas estampadas en los asientos y en las barras de pasamanos...
Luego de sacarnos fotos y el entusiasmo de viajeros, comenzó una charla y lectura con los poetas.
Cada uno contó un poquito de su historia y compartieron sus poemas y alguno de un poeta favorito.Estuvo Gabi Olivé que en su voz nos trajo los poemas de Maria Medina y su historia... Y pudimos decir desde la poesía y bien fuerte...NI UNA MENOS.
Y llegó el momento esperado de la entrega de este bello libro " PIE FIRME SOBRE CALIDO CIELO" a los chicos de sexto, que participaron de las actividades literarias previas al festival y en años anteriores.( en este libro también se incluyen alumnos de la Esc. N° 195 de El cruce de Río Colorado).


Todos querían uno!!!... (Y ahí nos damos cuenta de cuaaanto hay por hacer!!!!)
Una de la chicas de sexto leyó para todos del libro, cerrando esta celebración con la voz de ellos retumbando en las paredes de la escuela, en los pájaros que volaron por el barrio y en los ojos yéndose a casa a compartir con sus familias la experiencia poética de hoy.

Cada poeta dejó su nombre...para recordarnos que tenemos esos amigos que nos hacen sentir el arte de una manera única...contándonos de que el arte y la poesía está en nuestras manos y en nuestro corazón...y que solo hay que animarse a compartirla.
Los niños entregaron unos regalitos especiales: UN POEMA ILUSTRADO DE ALFONSINA STORNI QUE ELIGIERON ESPECIALMENTE PARA LOS POETAS Y unos colectivos que eran maquetas de El Sueñero, ya que lo habían conocido hace tiempito , así como a la historia de sus hacedores de Fundación Juntarnos , hermoso grupo de gente que va compartiendo cultura en su andar. 


BRINDAMOS JUNTO A LOS NIÑOS EMOCIONADISIMOS...
El tiempo nos apretó las ganas de mucho mas...pero sabemos que habrá próximos abrazos.
En este cierre estuvieron toditos los poetas que pasaron por cada lugar y los que hicieron el intento de llegar aunque no pudieron...celebramos en nombre de ellos y de todos los actores de actividades con el arte y la poesía de las escuelas de todo el país que sin recibir subvención alguna van compartiendo su arte...multiplicando y abriendo caminos de sensibilidad...de reflexión...de comunicación y de sueños posibles."


Mientras tanto, en la Escuela 8, d.e 7, "Pcia. de San Juan" en la Ciudad de Buenos Aires, los chicos de segundo y cuarto grado turno tarde, convocados por la docente y bibliotecaria Silvia Villanueva, disfrutaron de un taller de escritura creativa de la mano de Anabella Foscaldo y Fernanda Bragone, artista plástica y docente, con lo que dieron un cierre a la Semana de Poesía en la Escuela.



Anabella nos cuenta:

"Llegamos a la escuela con una valija de esas como las de antes, de cuero marrón, armada con estructura de madera, algo vencida, gastada, con olor a guardada, pero muy usada. Una valija inquieta que iba a ser el móvil de nuestro taller. 

    
Fernanda, con su magia única y esa energía radiante que la ampara, invitó a los chicos a hacer una ronda junto a nosotras.
Sobre la valija, una pelotita que invitaría a cada chico a soltar su nombre rápido muy rápido y en una segunda vuelta al pasar la pequeña pelota, una palabra, la primera sin pensarla demasiado, una palabra con ruido, con hambre, con sueños, con ganas, sin ganas, pero una palabra. Hubo muchas, amor, felicidad, auto, tren, chocolate, gusano, rata, pokemones a montones, y también hubo algún silencio, apto y justo para aquella palabra que está por decirse o no decirse, la palabra silencio.

En ese momento, para los chicos de cuarto grado quienes tuvieron el taller en primer lugar, leí un fragmento de "El viaje en globo" de Jorge Luis Borges. Allí, el autor describe los preparativos del globo, el llenado con gas caliente para inflarlo, el despegarse de la tierra, la inclinación que anuncia su último segundo sobre el piso.
Definitivamente los chicos comenzaban a volar.
Pudimos hablar de sensaciones, del viento en la cara y de la inmensa felicidad del autor al darse cuenta que ese globo ya flotaba en el aire y que su cuerpo volaba.



Entonces la valija se abrió. Los chicos se acercaron curiosos. Fernanda mostraba de a poco qué habia allí: un reloj, una manta, un caleidoscopio, un espejo, una brújula, una caja de madera, un balde y una pala, prismáticos y una foto antigua. 
Entonces, los chicos se organizaron en grupos de cuatro y se fueron a las mesas con un objeto que traía una bolsita con cuatro palabras. 


Primero, intentaron darle forma a esas cuatro palabras, luego pudieron ver el objeto, abrirlo, cerrarlo, olerlo, tocarlo, girarlo, y entonces sí, empezó la poesía.




A los mas chiquitos, de segundo grado, Fernanda les leyó poesías del libro "El ritmo de las mariposas", antología poética, y así fueron a sus grupos con un objeto y cuatro palabras como ayuda pero también como despiste ya que ante la palabra "socotroco","sanguango" o "rintintín" hubo gran sorpresa.



 
Rápidamente fueron armando sus historias, sus poemas, y hasta dos grupos que por casualidad recibieron las mismas palabras, crearon textos totalmente diferentes.

Cuando terminaron, nos sentamos nuevamente en la ronda y un alumno  por grupo leyó su producción. 

 
Todos participaron con mucha ansiedad, y al finalizar la lectura nos preguntamos cómo empezó este taller y qué tenia que ver lo que escribieron con el objeto que les habia tocado.
La sorpresa fue esa transformación; que un reloj pueda hacer un ruido asi "rintintín", o que "Rintintín es un perro que no quiere reír". 


Los más chicos prometieron ilustrar sus poesías en el aula junto a sus docentes.

Los objetos volvieron a la valija absolutamente confundidos, el reloj ya no sabía si era reloj o elefante, y el espejo volvió totalmente convencido de ser un superhéroe con  rayos magnéticos.

Para finalizar, Fernanda leyó "Canción de las preguntas", de Jose Sebastián Tallón, y surgieron tan increíbles y tan distintas respuestas.

 





Silvia Villanueva, nuestra hada bibliotecaria, fue 
fundamental para lograr que el taller se haga realidad, por lo que estamos superagradecidas.


Fernanda y yo nos fuimos con muchas más cosas de las que trajimos, esa gran felicidad de compartir Poesía en la Escuela.




Gracias Alejandra y Marisa, gracias de todo corazón".
 



Y así se vivía el cierre del VIII Festival en Villa Mercedes, San Luis, tal como nos cuenta el querido Patricio Torne:








Trabajar con niños de sexto grado, turno mañana, y turno tarde, de una escuela inserta en un barrio con toda la problemática de una ciudad en crecimiento, clasemedia que nivela para abajo, laburantes precarizados, carenciados de todo tipo, ternuras en foja cero, lenguaje (el que nosotros usamos) limitadísimo, y todas las grietas habidas y por haber que los más jóvenes deben sortear con poca garantía de éxito. Leer poesía, y hacer un taller de escritura allí, digo, es como arrojar la línea en un río torrentoso, de aguas arremolinándose descontroladamente, con el anzuelo hambriento por hacerse con esa pequeña reverberación que pueda emocionarte. Leerles los poetas, y darles consignas con no más de cinco palabras, y quedarte con cositas así:


El público está más loco que nunca por verme / En el escenario / Esta es una prueba para mi disco / Pero se me rompió la guitarra / Y hay problemas con el sonido
-Ariel, 13 años-


La pasión es grande / Cuando veo la luna mi mano fuerte / Maneja el caballo / Mi perro aúlla / Al ver la luna llena
-Ulises, 13 años-

Polvo se hicieron mis sueños / Desolado en medio del desierto / Manzanas de aquel árbol / Anillos vi en mis sueños / Idiota es aquel que ignore un sueño.
-Ulises, 13 años-

Mi mamá se volvió polvo / Me dejó un anillo / Quedé desolado / Mordí una manzana / Me volví un idiota.
-sin nombre-

Con las botas hago malambo / Me pongo la bombacha / Para bailar / Compré una rastra para sostener / La bombacha / Me puse un cuchillo / Para bailar
-Lucas, 12 años-

Hay cosas que lastiman y quedan marcadas en la vida pero siempre hay que levantar la cabeza para poder seguir y vivir lo que queda
Sofía, 13 años-

Yo compré un collar antiguo / Yo salí muy bien en el trimestral de matemática / Yo vi una muñeca encantada / yo soñé con darle una vida a los muertos / Soy específica / La persona que busco.
-Priscila, 11 años-

Mi tío tiene un auto / Mi seño rompió la rueda / El vecino me robó la moto / Ya compré la nafta / Lo miro por el espejo.
-Ezequiel, 13 años-

Tengo una pelota para jugar en la cancha / Tengo botines con tapones de aluminio / Medias de color fosforescente que en la cancha resaltan / No tengo canilleras pero me pongo un pedazo de botella / No me gusta el azul pero mi equipo tiene un uniforme azul.
-Leonel, 12 años-

Yo no hago matemática / Y estoy muy encantada de no hacerlo / Pero tengo un ropero que es muy antiguo / Mi vida es la mejor / Y amo a mi pájaro.
-Janina, 13 años-








Si, cositas así, que uno pasa corregidas, haciendo que se pierda el encanto de los errores ortográficos, y muchas más que te hacen decir que lo sucedido es impagable, juro que es una experiencia que difícilmente pueda dimensionarse en su totalidad, y eso es lo que pasó en la escuela Provincia de Mendoza, del Barrio Villa Celestina en Villa Mercedes, donde fuimos durante dos días con Nancy Toselli, Meli Gómez, y Juán Luna; donde leímos a Dario Miranda, Patricio Foglia, Jasé Watanabe, Alicia Genovese, Franco Rivero , Emma de Cartosio en medio de un silencio que no es fácil conseguir, pero que, como quedó demostrado, tuvo sus frutos.
Gracias a todo los que lo hicieron posible, pero muy especialmente al VIII Festival de Poesía en la Escuela / septiembre 2016.


Mientras tanto en el Centro Cultural de Coronel Dorrego se presentaba Pie firme sobre cálido cielo



Dentro de las Jornadas del Libro y la lectura los chicos del taller coordinado por Laura Forchetti presentaron el libro Pie firme sobre cálido cielo.



En breve más noticias desde:

Lugar: Escuela  359 Gustavo Roldán. Barrio Cordones del Chapelco, San Martín de los Andes, NEUQUEN
Coordina: Rafael Urretabizkaya
Festival de poesía, presentación y celebración del libro "Pie firme sobre cálido cielo" que incluye poesías de los chicos que escribieron "Poesías en cordones" coordinados en ambas actividades por Susana Madera, Daniela Lombardo, Beti Cares y Rafa Urretabizcaya. Presentación de poemas del taller de haikus que coordinó este año Maricarmen Delgado.
Lectura de poesías por todo el barrio. Suelta de poemas y mucho más.

Lugar: Escuela 8 de 7 Pcia. de San Juan - CABA
Coordina: Anabella Foscaldo, Silvi Villanueva
Semana de la poesía en la EP8

Lugar: Escuela Nº 8 D.E 12 "Quintino Bocayuva", Villa Santa Rita, CABA.
Coordina: Tamara Domenech
10 hs. Taller de escritura de poesía para chicos.



Lugar: Escuela 8 de 7 Pcia. de San Juan - CABA
Coordina: Anabella Foscaldo,
Semana de la poesía en la EP8

Talleres de escritura creativa: Segundo y Cuarto grado
Fernanda Bragone (artista plástica), Anabella Foscaldo (Escritura creativa).