Día cinco: Decir, crear, amar

Este lunes, el III Festival llegó a tres escuelas. Por la mañana, un grupo fue al Liceo N° 1, mientras otro se dirigía al Normal 6.

En el Liceo 1, el poeta Roberto Raschella se reunió con un grupo de chicos que estaban trabajando en la traducción imaginaria de Cesare Pavese, junto a la Profesora Noemí Fiumara.

Mientras tanto, los chicos se acomodaban en el salón de actos para la lectura. Natalia Litvinova, Florencia Walfisch, Gabriela Franco y Gabriel Reches, presentaron sucesivamente a los poetas Zenaida Gipius, Arnaldo Calveyra, Denise Levertov y Susana Thenon. A la mesa se sumó Roberto Raschella, con un poema de Pier Paolo Pasolini.

Luego de este poderoso menú, cada poeta leyó un poema propio.

A continuación los chicos que habían trabajado en talleres de traducción, leyeron poemas de Edgar Alan Poe, Sergey Esenin (con Natalia Litvinova) y de Charles Baudelaire en francés. Hubo traducciones en castellano y el cierre estuvo a cargo de un grupo de chicos que había preparado un Kamishabai (teatro de láminas), en base al célebre tema de Bob Dylan, "Blowin' in the wind", con guitarra y hermosos dibujos.

Paralelamente, en el Normal 6, Diego Lorente y Sandra Méndez, realizaban un taller de música y poesía en base a la obra de Luis Alberto Spinetta; y los poetas Ana Arzoumanian, Javier Galarza, Silvia Camerotto y Lucio Madariaga, leían a Patti Smith, Antonin Artaud, Giuseppe Ungaretti y Jude Nutter y luego, poemas propios.



Por la tarde, en el Liceo 1, la poeta y profesora de esa escuela, Catalina Boccardo llevaba a Marosa Di Giorgio a un taller de collage, junto a las artistas visuales. Ana Adjiman y Analía Gómez Camacho.

 

El cierre del día fue en el turno vespertino del Instituto Vocacional de Arte donde se dieron cita los poetas Alejandro Méndez, Victoria Schcolnik y Joaquín Valenzuela, para ponerle la voz a Mirta Rosenberg, Ingeborg Bachmann y César Vallejo. Participó el grupo de Susurradores del Liceo 1, y el cierre estuvo a cargo de Diego Lorente quien sorprendió a los chicos con una propuesta de audio, música y poesía. Sandra Méndez terminó el encuentro cantando Vida siempre, de Luis Alberto Spinetta.

Comentarios

Entradas populares