Entre el cielo y la tierra, por Catalina Boccardo


Taller con Marosa di Giorgio y los pintores surrealistas


Experiencias perturbadoras… porque nos “salimos” de la escena escolar. Salimos aún adentro. En esta aula se enseña, por ejemplo y en mi caso, Cívica. La asignatura para formar ciudadanía. Los chicos escolarizados brevan en la Constitución Nacional. Es tercer año. Los chicos son alumnos y alumnas, la adulta es una profesora. Cuando en este espacio irrumpe un Festival, otras vivencias están autorizadas. Se puede pintar en vez de tomar nota en la carpeta. Se puede manchar un banco por descuido y nadie sanciona. Se puede hablar en clase. Se puede reír y cambiar de lugar, y caminar. Hay libros de poetas y pintores. Los adultos pueden ser artistas. Los alumnos pueden convertirse en artistas. Releen fragmentos de ‘Los papeles salvajes”. ‘Así veo en qué me hace pensar”, dice alguien, fue la sugerencia. Otros adolescentes agarran una imagen con la fuerza de la imaginación y no la van a soltar hasta el final del taller. Las mariposas no se escapan, y los ángeles tampoco. “¿Una oruga es lo mismo que un gusano? ¿Hay transformación?”. “Una madre está cerca”. “Hay una palabra oscura. Hay una palabra cercana”. Todos hijos e hijas. Y el verde de las hojas, con tela.  Buscar como quién investiga el Universo. Des-pegar. Pegamento para el papel negro (Es la palabra oscura, me digo. Y yo que no lograba visualizarla). Analía va y viene. Ana toma fotografías. Las manos, las protagonistas. Remueven la témpera. Azul y blanco. Esos colores, exigen. Con voz firme. Las bocas rojas recortadas. Las nubes demasiado así, mejor, por qué no las hacen así. Los ángeles calzan botas negras. p A R A Í S O. Remarcár la pé. No. “Bueno, que se lea de lejos ARAÍSO, entonces”. Entre el cielo y la tierra marosiana. Las conversaciones con la fauna y la vegetación y los objetos dejan de ser inertes. Los dioses nos asistan cuando la razón no prima sobre nadie. Al comienzo del taller, alguien dice que soñó que alguien mataba a otro. “Viene la policía, ¿no profe?”. En nuestras mentes está todo. Y podemos soñar crímenes y no viene la policía. Aunque estamos muy vivitos y coleando. Ya sabemos, esto, no es una clase de Cívica. Es alguna otra cosa, y por esta vez. En el Festival de Poesía.

Para el FESTIVAL DE POESÍA EN LA ESCUELA, coordinado por Marisa Negri y Alejandra Correa. Ana Adjiman, coordinadora del área de Talleres Visuales del Festival. La artista visual Analía Gomez Camacho y yo, realizamos el taller al que hace referencia el texto, con chicos y chicas de un Tercer año, del Liceo 1.

Por Catalina Boccardo, año 2012. Agradecida por estos momentos con mis alumnos y alumnas, para toda la vida, a sus responsables.

Comentarios

Entradas populares