Alfonsina y los chicos: taller de escritura

La poeta Cecilia Perna, nos cuenta su experiencia en el taller sobre la obra de Alfonsina Storni, realizado en Zárate, provincia de Buenos Aires.

Alfonsina Storni. Suiza 1892 / Argentina 1938

"Fui a la clase de plástica de Lorena Pradal en el Colegio de la ciudad, de Zárate que es la ciudad donde nací. Lorena, fue la amiga de toda mi infancia y adolescencia: después de mucho tiempo íbamos a trabajar juntas, no podía fallar. Algo de la propia adolescencia se jugaba entre todos esos adolescentes que buscaban algo. Con Lorena pasábamos tardes enteras en silencio, sentadas a la mesa, ocupadas dibujando o escribiendo y compartiendo nuestros lápices. Los lápices nos definieron. Ella eligió las artes plásticas, pero también escribe; yo elegí escribir, pero todavía sigo dibujando y pintando. Hay un poder secreto en el lápiz.

Por eso elegí para trabajar ese poema de Alfonsina Storni, “Un Lápiz”, uno de sus antisonetos de Mascarilla y Trébol, esos poemas que escribió antes de morir, experimentando aún con la forma y ya con la mirada totalmente despojada, dispuesta a descubrir el interés en las cosas más simples y cotidianas.

Por diez centavos lo compré en la esquina
y vendiómelo un ángel desgarbado;
cuando a sacarle punta lo ponía
lo vi como un cañón pequeño y fuerte.

Saltó la mina que estallaba ideas
y otra vez despuntólo el ángel triste.
Salí con él y un rostro de alto bronce
lo arrió de mi memoria. Distraída

lo eché en el bolso entre pañuelos, cartas,
resecas flores, tubos colorantes,
billetes, papeletas y turrones.

Iba hacia no sé dónde y con violencia
me alzó cualquier vehículo, y golpeando
iba mi bolso con su bomba adentro.

Era lunes. Los chicos estaban contentos con que, en las primeras horas del lunes, hubiera algo que rompiera la rutina.  Alguien venía de afuera para hacer un taller de poesía. Pero arrancamos por un lugar distinto: antes de leer el poema, buscamos bufandas y pañuelos y les tapamos los ojos. Les pusimos entre las manos un objeto sin decirles qué era, y les pedimos que, aunque lo reconocieran no dijeran su nombre. Tenían que tocar el objeto y reconocer todos los pequeños detalles en los que habitualmente no reparaban. El objeto era un simple lápiz. Algunos se desencantaron, esperando algo fuera de lo común, pero igual siguieron la consigna. Ya con los ojos descubiertos, debían escribir sobre las percepciones durante el ejercicio, todavía sin decir la palabra “lápiz”.


Entonces sí, después de escribir un ratito, les leí el poema de Alfonsina. Yo temía un poco que no lo entendieran. Que esperaran un poema de amor y que las claras referencias políticas, en relación al anarquismo de la época, se transformaran en una dificultad para la comprensión. Después de todo, esos chicos de 14 años no eran mis alumnos y no los conocía. Es extraño proponer cosas a un montón de adolescentes desconocidos. Siempre sacude un poco el piso. Le pregunté a Lorena y me dijo que no me preocupara, que ella les había hecho leer poesía y que iban a llegar a algo.



Y fue así. Después de leer les pregunté qué les había parecido el poema, alguien dijo con tono entusiasta y triunfante “¡El lápiz es un material poderoso!” y el resto asintió, estuvieron de acuerdo.  Adentro mío supe que mi pequeña misión estaba cumplida. Les hablé de Alfonsina, de la parte que no corresponde ni al amor ni a su suicidio. Les hablé de su profesión, de maestra y periodista, les hablé del feminismo y del socialismo y de los escritores hijos de la inmigración. Hablamos de todas las cosas poderosas que con un simple lápiz se habían hecho en la historia. Y entonces activaron sus lápices y escribieron estos poemas fantásticos."


Y aquí algunos de esos poemas:

Un Lápiz

Perdido estaba en mi cartuchera, lo encontré
Entre colores estaba
Explotando en un mar de ideas.

Lo agarré rápidamente
Explorando los recuerdos de mi memoria
Imaginando cosas sin sentido ni forma

Dibujando me encontré
Llevando mi imaginación a un mundo sin fronteras
El papel blanco ya no era blanco
Porque mis ideas brillaban sobre él, como las
Estrellas.

Ana Pipke
Antonella di Paolo

Una hoja

No vino sola, vino acompañada
de unas amigas que no se conocen de nada
no puedo usarla sola, y tal vez no de a una
esta cosa la usé desde antes de salir de la cuna.

Puede ser muchas cosas al mismo tiempo
pistola de juguete en un momento
contrato en un segundo segmento

Es frágil, inútil, poderoso, importantísimo
con este objeto países enteros se han liberado

Está tranquila en una carpeta
soportando mi desprolija letra
para eso se diseñó esta.

Fabricio Méndez


Un lápiz

Poderoso y débil a la vez,
Capaz de romper su punta
Al caer al suelo
Capaz de crear una montaña
De ideas
Liviano como una hoja
Suave como un papel
  
Pilar Delia Fontana


Un lápiz

Es algo innombrable y chiquito
Pero es conocido y poderoso
Que todo el mundo puede usar
Pero muchas personas cometieron errores con él,
Y no lo pueden borrar.

Las personas que lo saben usar,
Lo usan con sabiduría
Algunas lo saben usar,
Pero no saben algunos temas relacionar.

Pueden decir que los árboles son violetas
Pero eso no importa
Lo que cuenta es la intención que se da.
Aprender.

Y en el camino
Algunos errores cometer.

Lucrecia Lopez Gerard


Un lápiz

Un simple objeto
5 lados, alargado,
Un simple objeto
Pero a la vez poderoso

Un simple objeto
Pequeño y sencillo
Un simple objeto
Con el que lucho
Con el me expreso

Un simple objeto
Dibujo el cielo

Priscila Roth


Un lápiz

Una porción épica de literatura hecha objeto, un objeto
que precisa una poderosa
mentalidad para ser controlado
para que exprese todo lo que
la mente quisiera sacar o hacer.
Es una porción del cerebro hecha objeto,
pero sinceramente con cualquier medio una
persona puede expresarse, pero el lápiz es una
puerta a otra dimensión de suma tranquilidad
o en otros casos de mucha violencia, pero gracias a
esto se forman obras de arte de la mentalidad y filosofía
del cerebro.

Francisco Caramp

Cecilia Perna y Lorena Pradal en el COlegio de la CIudad de Zárate


Estos y otros poemas integrarán el volumen El libro de los Chicos de Poesía en la Escuela.

Estamos en campaña para poder editarlo, podés participar en http://panaldeideas.com/proyectos/el-libro-de-los-chicos-de-poesia-en-la-escuela-poe/

Muchas gracias ¡¡¡¡

Comentarios

Entradas populares